Escuela Católica Despertando la Grandeza

Construimos Sobre los Fundamentos de la Fe

En la escuela católica, la fe no es sólo una parte de nuestro plan de estudios, es la razón de nuestra existencia y la base para todo lo que hacemos y decimos. La fe está integrada en todas las materias. Se encuentra en las áreas de recreo, se enseña a través de las actividades de servicio a la comunidad y se manifiesta en las interacciones diarias que los estudiantes tienen con sus maestros y personal que los cuidan y que están presentes para guiarlos. La fe es el núcleo de nuestra cultura, y nuestro personal está comprometido a desarrollar la fe de los estudiantes, educándolos de acuerdo a las enseñanzas de la Iglesia Católica, y a vivir de acuerdo a los principios que Jesús nos enseñó.

La fe es una parte integrada y cotidiana en la educación de su hijo. En la escuela Católica:

  • Se siguen las enseñanzas de Jesús y nos esforzamos por vivir a su semejanza.
  • Se anima a los estudiantes a desarrollar una relación personal con Cristo, una relación que va a crecer y que les va a servir en momentos de alegría y en tiempos de necesidad.
  • Se busca la excelencia intelectual y el rendimiento académico.
  • Se modela con el ejemplo la moral, el respeto, la compasión y el amor por el mundo en que vivimos.
  • Se inculca el sentido de servicio y compromiso para hacer de las comunidades en las que servimos un lugar mejor.

Creemos que es nuestro deber educar a los jóvenes en las enseñanzas de Cristo, para que los dones dados por Dios puedan ser despertados, desarrollados y compartidos con el mundo.

Bienvenidos Todos

Aunque somos un sistema de escuelas Católicas, damos la bienvenida a los estudiantes de todos los credos y orígenes a nuestras escuelas. De hecho, cerca de 1.500 estudiantes a través de nuestras 70 escuelas no son Católicos.

La Escuela Católica ha dado la bienvenida a estudiantes de muchas religiones diferentes. Nuestro objetivo no es convertir a los estudiantes no Católicos a la fe Católica, sin embargo, nuestra cultura, que enfatiza la ética, los valores, la disciplina, el respeto y la fe, es lo que muchas familias reconocen como muy importantes en el proceso educativo. La educación, ahora más que nunca, debe consistir en algo más que resultados de las pruebas y la transmisión de conocimientos académicos. Los estudiantes de cualquier fe se dan cuenta de que la educación Católica despierta la grandeza al responder primero a las necesidades emocionales y sociales de un niño. El éxito académico es un subproducto de poner primero a la persona.

Nuestra familia es luterana, sin embargo, no tenemos una escuela Luterana en nuestra pequeña comunidad. Tenemos la sensación de que como comunidad de fe, tenemos que enfocarnos más en nuestras semejanzas que nuestras diferencias y permanecer juntos en la sociedad en que vivimos. Ha sido importante para nosotros enviar a nuestros hijos a una escuela que ayuda a fomentar estos valores cristianos a diario en un entorno en el que puedan recibir una educación de alta calidad. Hemos sido bendecidos por esta experiencia.
- Padre de familia-

Servir a los demás

La enseñanza Católica incluye un compromiso de servir a los menos afortunados. En la escuela Católica, no sólo educamos a los estudiantes sobre ese compromiso en el aula, lo demostramos fuera de las aulas, también.

Nuestros niños saben que ser una gran escuela sólo sucede cuando las personas se reúnen para servir a un propósito más elevado, como el voluntariado durante las Misas, la limpieza después de las actividades, la recaudación de dinero para diferentes causas, ayudando en diferentes eventos de la escuela y participando en las actividades comunitarias; todas estas actividades de servicio son parte de una gran comunidad cuya misión es desarrollar líderes cristianos que empoderen a los demás a promover la justicia, e iniciar el cambio.
-Padre de familia-
Catholic School Awaken Greatness
Archdiocese FacebookArchdiocese TwitterArchdiocese YouTubeArchdiocese Instagram

Las Escuelas Católicas de la Arquidiócesis de Omaha admiten estudiantes de cualquier raza, color y nacionalidad u origen étnico.