Escuela Católica Despertando la Grandeza

Altas Expectativas y Responsabilidad

En muchas escuelas, la disciplina se equipara a normas y reglamentos. En la educación Católica, la noción de "disciplina" va más allá de las expectativas de comportamiento. Nuestras escuelas y nuestra cultura, desarrollan el Carácter Cristiano en cada estudiante. Expectativas rigurosas y estructuras formales para promover la autodisciplina, son los componentes integrales del proceso de aprendizaje escolar que complementan la enseñanza directa de habilidades de auto-disciplina.

Los objetivos de los programas de disciplina de los estudiantes en la escuela Católica son:

  1. Promover en cada estudiante el desarrollo del carácter, la integridad y el servicio a los demás como Jesucristo nos enseñó.
  2. Guiar a cada estudiante a la práctica del respeto a los demás, así como los derechos y la propiedad de los demás y los derechos y la propiedad que tienen en común.
  3. Intensificar en cada estudiante los rasgos de auto-disciplina y de responsabilidad personal.
  4. Brindar a los estudiantes una escuela con un ambiente educativo, en donde ellos puedan aprender y crecer y cambiar confiadamente
  5. Mantener un ambiente de aprendizaje productivo.

Las expectativas para cada estudiante en la escuela Católica son:

  1. Tratar a todas las personas con respeto y dignidad.
  2. Usar siempre un lenguaje apropiado para representarse a uno mismo y a nuestra escuela de la mejor manera posible.
  3. Respetar la propiedad de otros.
  4. Trabajar cooperativamente con otros.
  5. Resolver conflictos de manera pacífica y madura.
  6. Cooperar con los miembros del personal de la escuela.
  7. Asistir a todas las sesiones de clase y estudio programados.
  8. Actuar con honestidad e integridad.
  9. Actuar como buenos administradores de los dones que Dios nos ha dado, principalmente en la toma de decisiones morales sobre el cuidado del propio cuerpo, y de los recursos materiales en poder personal y en común.
  10. Seguir las reglas de la escuela y buscar la reparación por los agravios a través de los medios adecuados.
  11. Seguir las leyes civiles de la comunidad, estado y nación.
  12. Aceptar la responsabilidad de las propias acciones en todo momento y actuar de manera responsable con el fin de proteger la seguridad y el bienestar de los demás.
  13. Conocer y aplicar las reglas de la escuela.

Mientras que la mayoría de los jóvenes de hoy se niegan a reconocerlo, ellos quieren una estructura y  se desarrollan mejor dentro de una estructura. La disciplina en la educación Católica construye el carácter y la ética de trabajo. Se construye la confianza, la autoestima y el respeto, y esto les permite a los estudiantes sobresalir más allá en sus habilidades académicas debido a que su corazón y su alma han sido atendidos primero.

Catholic School Awaken Greatness
Archdiocese FacebookArchdiocese TwitterArchdiocese YouTubeArchdiocese Instagram

Las Escuelas Católicas de la Arquidiócesis de Omaha admiten estudiantes de cualquier raza, color y nacionalidad u origen étnico.